Reina de la selva Radio en vivo
Lunes, 25 de Mayo del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

SOCIEDAD DE LA SOSPECHA

Luis Alberto Arista Montoya* “Las sospechas entre los hombres son como los murciélagos entre los pájaros, siempre vuelan en el crepúsculo. En verdad deben ser reprimidas o, por lo menos, bien guardadas; porque nublan la mente”. (Francis Bacon, 1597)

SOCIEDAD DE LA SOSPECHA



22/05/20 - 06:25

Luis Alberto Arista Montoya*

“Las sospechas entre los hombres son como los murciélagos entre los pájaros, siempre vuelan en el crepúsculo. En verdad deben ser reprimidas o, por lo menos, bien guardadas; porque nublan la mente”. (Francis Bacon, 1597)

     A raíz del posible origen del Coronavirus causado por el  consumo de murciélagos en los comedores de   los mercados de la ciudad china de Wuham, el epígrafe del presente editorial calza para comprender esta pandemia universal. La palabra crepúsculo tiene dos sentidos: el primero, crepúsculo es la claridad que hay en el planeta tierra desde que raya el día hasta que sale el sol; el segundo sentido indica a la última claridad del día, desde que el sol se pone hasta que anochece. 

    La gente del campo en la región Amazonas utiliza dos hermosas palabras para referirse a esta doble significación de crepúsculo: “el amanecer” (cuando despunta el sol), y “a oración” (porque a eso de las seis de la tarde la gente ora en agradecimiento por un día más de vida y una buena noche). 

    El murciélago es un animal venenoso que se alimenta con toda clase de insectos, con  sus puntiagudos caninos  hiere a cualquier ser  vivo que encuentre durante las noches,  durante el día para escondido, agazapado. Todo esto lo saben los indígenas nativos de la provincia de Condorcanqui y los enfermeros y sanitarios (va nuestro homenaje  a ellos) que llegan anualmente para extirparlos; de ahí que sea importante dormir protegidos por un mosquitero, especialmente los niños.

    Bueno. Si la sociedad peruana padecía ya desde hace mucho tiempo atrás el “virus social” de la sospecha a causa de la corrupción política, de la corrupción de las costumbres morales, de la violencia generalizada, del manejo empírico del Estado, y de una retahíla de decepciones históricas, ahora- durante  y después de esta pandemia- , la desconfianza de todos ante todos está en aumento, acentuando la sospecha entre peruanos; la secuela de sospecha va a estar instalada en el imaginario colectivo. Y no habrá vacuna alguna contra el “virus” de la sospecha ¡Salvo una buena educación¡ Es más, la gran mayoría de peruanos somos asintomáticos de sospecha.

   Esto es comprobable. A causa del uso sanitario de la mascarilla que casi cubre todo el rostro del “prójimo”, uno sospecha de esa persona: de que si estará o no contaminada, que nos podría contagiar; al caminar por plazas y calles- cuando uno sale por necesidad- evita el acercamiento, el encuentro, rehúye, cambia de vereda, camina rápido buscando pronto refugiarse en su caverna (casa). No más aglomeraciones: en cines, estadios, plazas, colegios, conciertos, etc.; la patería presencial está siendo sustituida por las redes insociales. Adiós  cultura del ágora (hasta, quizá, renazca el nuevo espíritu del griego Sócrates). Se multiplican  ágoras cibernéticas en la galaxia internet; 

    Es más, en la postcuarentena seguirá agrandándose el sentimiento o la idea de sospecha, alimentada por la sempiterna desconfianza  de los peruanos. Es por eso que mientras exista la pandemia social  del odio y del rencor no será posible el tan ansiado consenso político-social (nuevamente, por ejemplo, el Ejecutivo y el Poder legislativo vuelven a enfrentarse; desconfiamos y sospechamos de la buena voluntad de los médicos, enfermeras, bomberos, de los buenos profesores y policías bien formados desde el seno de su hogar).

    Claro, el fenómeno no solo se da  en nuestro país. Se da en el mundo entero (en cada país, entre países). Una peligrosa sociedad de la sospecha imperará, donde el Sujeto  simula (la apariencia) y disimula (con hipocresía), dos armas de supervivencia del más fuerte y del más pendejo.

     El pensador francés Paul Ricoeur escribió en 1965 “La Sociedad de la Sospecha”, a partir de la crítica a la “conciencia falsa” del sujeto resentido  de voluntad débil  de la que nos habló Federico Nietzsche; de la crítica de los  intereses económicos del capitalismo industrial que realizó el viejo Carlos Marx; y, a partir del diagnóstico del malestar de la cultura burguesa debido a la represión del inconsciente,  realizado por el psicoanalista Sigmund Freud.

    Hemos tomado prestado el título de la obra de Paul Ricouer para referirnos a  las relaciones sociales de sospecha que habrán de primar en el tiempo  postcoronavirus. Un nuevo pensamiento posmoderno será necesario: de carácter  racio-vitalista, más humanista.

     Nuestra vida (que es la “realidad radical”) será muy difícil si es que no se guía  por la virtud de la confianza en el prójimo (donde projimidad es igual a proximidad) y por la ética de la ejemplaridad de sus líderes recomienda el filósofo neo-aristotélico Johan Leuridan. Implica pues una revolución humanística  de la educación del hombre y del ciudadano. Desde la familia: estructura social primera que deberá proteger y promocionar el Estado y toda la Nación.

     No es posible  que en el mundo cunda la desconfianza/sospecha  ante todo y  todos todo el tiempo. Que nuestro rostro (ya sin mascarilla,  o sin careta-lo mismo da) evite el fingimiento de la mala fe. Que nuestro ojo derecho se fíe del izquierdo; que  lo mismo pase con  nuestros dos oídos, que nuestra boca no  pronuncie mentiras; que nuestro cuerpo vuelva a sentir la  cálida palmada del otro

    Que los murciélagos de la sospecha no sigan revoloteando al amanecer, mucho menos “a oración”. 

    “Pues el mejor medio de abrirse camino en este bosque de sospechas es comunicarlas francamente a las personas de quienes se sospecha, pues con eso se sabrá  con seguridad más de la verdad sobre ellas de lo que se sabía antes; y al mismo tiempo se hará que esas personas sean más circunspectas para no volver a dar motivos de sospecha… Los italianos dicen: “la sospecha es la licencia de la fe”; como si la sospecha diese un pasaporte a la fe; pero más bien debe inducir a su rehabilitación”  Este pensamiento  de Francis Bacon quizá pudo haber influido en el pensamiento republicano del “Bacon peruano” el sacerdote chachapoyano Toribio Rodríguez Collantes, en sus horas crepusculares de duda existencial entre el Saber de la Razón y el Poder de la Fe.

    Y para terminar, dos tareas para los estudiantes de cuarto y quinto año de Secundaria: Analizar los pensamientos de Francis Bacon escritos en el presente artículo; y reflexionar sobre el siguiente poema del inmortal César Vallejo:

“Confianza en el anteojo, no en el ojo;
en la escalera, nunca en el peldaño;
en el ala, no en el ave
Y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.

Confianza en la maldad, no en el malvado;
en el vaso, mas nunca en el licor;
en el cadáver, no en el hombre
y en ti solo, en ti solo, en ti solo.

Confianza en muchos, pero ya no en uno;
en el cauce, jamás en la corriente:
en los calzones, no en las piernas
Y en ti solo, en ti solo, en ti solo.

Confianza en la ventana, no en la puerta;
en la madre, mas no en los nuevos meses;
en el destino, no en el dado de oro,
 y en ti solo, en ti solo, en ti solo”.

París, 5 de octubre 1937 
______ 
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 22 de mayo de 2020. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN