Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 21 de Julio del 2019
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

William y Toribio: “amigos” distantes, no tan distintos

Luis Alberto Arista Montoya* Dedicado a: William Leonardo Ballantine Arista Zerga En Perú, a iniciativa de la Universidad Ricardo Palma (bajo la poética inspiración del maestro Augusto Tamayo Vargas) desde hace algunos años

William y Toribio: “amigos” distantes, no tan distintos



26/04/19 - 05:01

Luis Alberto Arista Montoya*

Dedicado a: William Leonardo Ballantine Arista Zerga

    En  Perú, a iniciativa de la Universidad Ricardo Palma (bajo la poética inspiración del maestro Augusto Tamayo Vargas) desde  hace algunos  años,  se celebra en abril   el “Mes de las Letras”, dado que en este mes  nacieron y/o murieron los más renombrados intelectuales de las Letras: Tales como  Garcilaso Inca  de la Vega, César Vallejo, Abraham Valdelomar, Flora Tristán, Salaverry, Eguren, entre otros.

   Y en el mundo entero cada   23 de abril se celebra  el “Día del Libro”, porque un día 23 de abril de 1564  falleció el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare; y  el mismo un día 23 abril de 1616  falleció también Miguel Cervantes Saavedra (1547-1616), patrono de la Lengua Española. Dos de las lumbreras del idioma y de la creatividad literaria.

     Es por eso que en algunas ciudades cultas como Barcelona la gente celebra obsequiando un libro a sus familiares o amigos. Maravilloso gesto ¿no?: Ayuda a mantener viva la industria cultural del libro frente a la fácil y utilitaria arremetida de las síntesis literarias que Wikipedia proporciona a niños y jóvenes. Mientras que  Garcilaso de la Vega nació un 12 de abril en Cuzco, y murió un 23 de abril de 1616 en Córdoba, España.

   Y, en Amazonas se rememora  la figura política, filosófica y teológica de don Toribio Rodríguez de Mendoza, nacido un 15 de abril de 1750. Gran lector y escritor de opúsculos filosóficos y teológicos. Este año hemos propuesto al Instituto Ricardo Palma- en nuestra calidad de Miembro de Número- incorporar a nuestro preclaro paisano en la celebración de las Letras Peruanas: a partir del próximo año será recordado a través de conferencias académicas, con miras a un gran reconocimiento con ocasión del Bicentenario de nuestra Independencia, de la cual fue un  eminente Precursor.

     Creemos también que la Municipalidad de Chachapoyas y el Gobierno Regional de Amazonas   deben “ponerse las pilas” para celebrarlo en forma concreta (pero que sean “pilas duracel”, más potentes y duraderas). Por lo pronto, este escribidor anuncia que está escribiendo  una   biografía intelectual de don Toribio. Algo es algo.

   Ahora titulamos el presente  artículo: “William y Toribio, amigos distantes,  no tan distintos”, con el fin de hacer una propuesta que esperamos sea acogida por las autoridades civiles, eclesiásticas y culturales. Señor Obispo, señor Alcalde y señor Director de Cultura, reúnanse y póngase de acuerdo para celebrar de la mejor manera el obraje de Rodríguez de Mendoza. Llamamos obraje al conjunto unitario  de la Vida/Obra que tiene un carácter transhistórico. 

    Aquí va nuestra propuesta. Teniendo en cuenta que Don Toribio es el personaje histórico más preclaro de Amazonas (hagan encuestas para corroborarlo), debe ser nuestro “William Shakespeare”, por quien sintamos un gran orgullo que vaya más allá de nuestras fronteras, para incentivar el Turismo Cultural.

   Expliquemos. William Shakespeare nació en el siglo XVI el año de 1564 en Stratford Upon-Avon, pueblo medieval. Toribio Rodríguez de Mendoza Collantes nació un 15 de abril de 1750 en San Juan de la Frontera de Chachapoyas, pueblo colonial también del Siglo XVI. Ambas ciudades portan un riquísimo pasado cultural que se refleja en sus sendos cascos históricos, aunque diferentes y distintos. Son ciudades que “respiran antigüedad”. Es por eso que proponemos- para efectos de promocionar el turismo cultural- denominar a nuestra ciudad capital  la Antigua Chachapoyas. Esa pátina de su arquitectura tiene que ser preservada, y que los patanes de hoy no atenten contra ella.

    A Stratford -ciudad situada a casi 4 horas de Londres- llegan diariamente miles de turistas para visitar fundamentalmente la casa donde nació y murió Shakespeare,  el teatro donde actuó y ,sobre todo  su tumba  ubicada en la Iglesia medieval Santísima Trinidad, enterrado junto a su esposa, sus hijos y su médico. Hemos sido testigos de las enormes colas de turistas, fundamentalmente chinos y japoneses. Esa ciudad  bien conservada, su  teatro y su tumba son los grandes imanes que atraen al  año a más de 10 millones de turistas. 

    ¿Por qué no hacer algo parecido con Chachapoyas promocionándola como la cuna de don Toribio Rodríguez de Mendoza, Prócer de la Independencia? ;  pues su casa natal (ubicada en plena Plaza Mayor en la esquina entre las calles Ayacucho/Bongará) debe y puede convertirse en imán turístico. Pero para ello esa casona tiene que estar bien conservada bajo los cánones del Patrimonio Cultural Arquitectónico que establece UNESCO, estar abierta al público en forma democrática, además de  contar con una pequeña biblioteca filosófica y teológica antigua y moderna, bajo una inteligente administración religiosa. Busquen ser creativos y solidarios señores. Este escribidor ofrece  gratuitamente sus servicios. Conoce algo del asunto.

   En términos de extensión geográfica y poblacional Stratford y Chachapoyas se parecen. Son ciudades medianas, amigables, apañadoras. Solo que la nuestra está distante de Lima y muy mal promocionada. Hay que marketearla creativamente. Hay que enseñar y “vender” la figura histórica de Don Toribio,  recrear su biblioteca (porque fue un gran lector), máxime si estamos en vísperas del Bicentenario; aunque su tumba se encuentre ubicada en Lima en la Capilla de los Próceres en el Parque Universitario, junto a la Casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde llegó a ser su Rector (felizmente que su cadáver no fue incinerado ignominiosamente).

   Shakespeare (1564-1616) murió a los 52 años de edad; Rodríguez de Mendoza (1750-1825) murió a los 75, es decir, a 4 años de iniciarse la “época fundacional” de la República como escribe el historiador Jorge Basadre.

    En Londres, a orillas del bello y legendario río Támesis se conserva mayestático el teatro El Globo, donde Shakespeare actuó y escribió sus universales obras: Romeo y Julieta (1595), El mercader de Venecia (1596),  Hamlet (1601, su obra clásica), y otras más. Se sigue investigando sobre su obraje. Ahora mismo acaban de localizar el domicilio  donde escribió “Romeo y Julieta”, una casa ubicada entre varias viviendas con vistas al cementerio de la iglesia de St. Helen de Londres;  el dramaturgo vivió en Londres no muy lejos de la estación del metro de Liverpool Street (este)

    Así de esa manera se tiene que seguir investigando sobre el obraje de Rodríguez de Mendoza; la universidad que porta su nombre debe propiciar que sus profesores investiguen al respecto, o que las tesis de sus graduandos apunten hacia ello… Parafraseando a César  Vallejo: Hay paisanos muchísimo por hacer.
________
 *EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 26 de abril de 2019. Luis Alberto Arista Montoya. 
    

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN