Reina de la selva Radio en vivo
Jueves, 17 de Octubre del 2019
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

FRASES IRÓNICAS DEL MAESTRO RICARDO PALMA

Luis Alberto Arista Montoya Un día como ayer 6 de octubre murió el autor de las Tradiciones Peruanas, don Ricardo Palma Soriano. Pues, había nacido un 7 de febrero de 1833 y murió el 6 de octubre del año 1919. Hoy recordamos los 100 años de su partida: no son cien años de soledad

FRASES IRÓNICAS DEL MAESTRO RICARDO PALMA



07/10/19 - 03:56

Luis Alberto Arista Montoya

     Un día como ayer 6 de octubre  murió el autor de las Tradiciones Peruanas, don Ricardo Palma Soriano. Pues, había nacido un 7 de febrero de 1833 y murió el 6 de octubre del año 1919. Hoy recordamos los 100 años de su partida: no son cien años de soledad, son cien años de solidaridad: porque sus tradiciones singuen siendo leídas e investigadas con interés en colegios y universidades.

     Su padre fue don Pedro Palma, oriundo de Cajamarca; y su madre doña Dominga Soriano, de raza negra, nacida en Cañete. Ricardo Palma fue poeta, cronista, dramaturgo y fundador del género literario conocido como el de las Tradiciones Peruanas: breves discursos que muestran la historia de las mentalidades individuales y colectivas de esas épocas, que algunas perduran hasta hoy en día.

     Fue testigo excepcional del fenecimiento de la época colonial-virreinal, y de la época transicional de la naciente República Peruana. Vivió a caballo entre los siglos XIX y XX.

 Ahora, en vísperas de la celebración del bicentenario, su obra merece ser revisionada a la luz de las modernas Ciencias Sociales.

     Por tal motivo, en homenaje a su trascendencia histórica, de nuestro libro próximo a publicarse, extraemos algunas frases o adagios a manera de botones de muestra del ejercicio que hizo de su Razón Irónica como instrumento crítico de las costumbres retrógradas, de los usos y abusos virreinales, de la corrupción y traiciones  políticas, de  las viejas creencias y de las nuevas ideas que empezaban a instalarse en el imaginario de la gente durante la época fundacional de la República. Fue un historiador crítico de las “vigencias sociales” de la vida cotidiana de la sociedad peruana que emergía a la escena contemporánea con problemas y posibilidades de desarrollo pacífico.

     He aquí, entonces,  un manojo de adagios donde luce su fina y filuda ironía:
  
-“Acertó a pasar- escribe Palma en su Tradiciones Peruanas- por casualidad un usurero, de cuyo cuerpo hacía tiempo que había emigrado el alma cansada de soportar picardías, y la de Judas dijo: “Aquí que no peco”, y se aposentó en la humanidad del avaro. Desde entonces se dice que los usureros tienen alma de judas”
 
-“No faltan malditos de cocer que afirman que los matrimonios del día no son para la mujer más que un cambio de juguete, y por eso anda ello enredado como costura de beata o conciencia de escribano”
 
-“El buen tutor, resolvió no permitir tertulia de mozos en casita y guardar a la niña como tesoro en arca de avaro” 

-Existía una “maestro rascador de arpa, que era un viejo capaz por lo feo de dar un espanto al mismo miedo” 

-“Pero fíate de babalicones, lector mío, y apuesto el postre si no te dan un día cualquiera sarna que rascar” 

-“El hombre es fuego, la mujer, estopa, y como una chispa basta para producir un incendio mayor que el cantado por Homero, viene el demonio de repente y… ¡Sopla!”  

-“Imagínese el lector el efecto que produciría la esquela en el ánimo de la apasionada mujer. Durante algún tiempo anduvo su honra en lenguas de las comadres de Lima, que hacían de ella mangas y capirotes” 

-“A la postre, como toda mujer que ha amado frenéticamente a la criatura, se volvió al Creador, lo que en buen romance quiere decir que se tornó beata y beata de correa, que es otro ítem más; beata de las que leían el librito publicado por un jesuita con el título de Alfalfa espiritual para los borregos de Jesucristo, en el cual se llamaba a la Hostia consagrada pan de perro (pan de pecador) 

-Al capitán de arcabuceros don Diego de Arellano “sus hechos militares le daban fama en el ejército, su empleo y distinción  le abrían las puertas de las capas más encopetadas; su gallardía le captaba el interés de las damas, y sus riquezas le aseguraban amigos; porque, antes, como ahora [hogaño también], averiguada cosa es que nada hay más simpático que el sonido de oro” 

-Un buen día don Diego Arellano cansado de versos difamatorios, armó “de sendas estacas a dos de sus criados, les mandó descargarlas sobre las espaldas del malhadado hijo de Apolo, para escarmiento de poetas vergonzantes y desvergonzados. El pobrete quedó como jaco de gitano: con el pellejo curtido y ni un solo hueso sano” -“El usurero picado por el demonche de la vanidad, desató los cordones de la bolsa, gastando algunos miles de pesos en muebles y farolerías que hizo traer de Lima. La fiesta fue de lo más espléndido que cabe. Digo bastante con decir…” 

-“Es testimonio unánime de los que asistieron a los funerales de don Francisco [que había pactado con el diablo] que en la caja mortuoria no había cadáver, porque el diablo cargó hasta con el envoltorio del alma”.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 6 de octubre del 2019. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN