Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 2 de Septiembre del 2019
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

LAS POTENCIAS DE CRISTO

Pastillita para el Alma 11 – 09 – 19 Las Potencias de Cristo tienen su origen en los cuadros de Alberto Durero en los primeros años del siglo XVI, popularizándose en España en los cuadros de Domenicus Theotocopolus, el Greco.

LAS POTENCIAS DE CRISTO



12/09/19 - 06:32

Pastillita para el Alma 11 – 09 – 19

Las Potencias de Cristo tienen su origen en los cuadros de Alberto Durero en los primeros años del siglo XVI, popularizándose en España en los cuadros de Domenicus Theotocopolus, el Greco.

Sus orígenes se remontan al arte bizantino viniendo del Oriente al Occidente a través de las representaciones carolingias, románticas y góticas y más exactamente del  nimbo crucífero reservado a Cristo, del que eran visibles tres brazos de la cruz, siendo el cuarto brazo oculto por la cabellera del Salvador. Estos tres brazos visibles de la cruz, se transforman paulatinamente en tres rayos de Luz que nacen de la cabeza de Jesucristo y teniendo en cada brazo el acróstico de Jesus “IHS”, IESVS HOMINVM  SALVATOR.

Al empezar con las representaciones de la imagen de Cristo, se comienza a decorar los tres haces de Luz, con tablillas de madera, que se les llamaba “galleta” y luego pintadas de color dorado, pero con la influencia del arte barroco, se empieza a utilizar láminas de metal, que eran las galletas y pintadas con colores de oro, que luego son reemplazadas con láminas de oro, de plata, y decoradas con piedras preciosas especialmente amatistas, rubíes, esmeraldas y brillantes.

Solo la imagen de Cristo tiene las Potencias, mientras que los Santos tienen aureolas.

En Sevilla en el año 1619 existía una Cofradía de las Potencias de Cristo, que se difundieron por todo los paises conquistados por los españoles, que cumplían rituales especiales especialmente en las épocas de la Semana Santa, donde las Potencias, eran sacadas de la cabeza de la imagen de Cristo y colocadas en un azafate de plata y enviadas a las casas de los miembros de la Cofradía, quienes tenían que cumplir un Novenario y actos de adoración, por una semana y luego pasaban a otro domicilio, hasta retornar a sus santuario.

La fidelísima ciudad de San Juan de la Frontera de los Chachapoyas, en los primeros años de su fundación, no podía estar de ninguna manera al margen de estos actos de profunda Fe religiosa, costumbres que todavía recuerdo haberlos visto a mediados del siglo pasado, cuando señoritas y señoras, vestidas de negro, con mantillas que les cubrían el rostro, con unas cintas y medallas, que colgaban del cuello, seguido de caballeros circunspectos, con sombrero, corbata y chaleco, caminaban, con sus velas de castilla, en procesión por las callecitas apacibles en la hora en que el sol se ocultaba y el cielo se teñía de un color de cobre rojizo, en un idílico abrazo, a la hora del crepúsculo y de los campanarios de la catedral empezaban a retumbar las campanas, haciendo eco en los cerros del Luya Urco, Pana y el Pumaurco, llamando a la hora del Rezo del Santo Rosario, mientras los seminaristas con sus hábitos negros caminaban en fila, siguiendo al tayta obispo.  (A propósito de campanas, como un pequeño punto aparte, fuera de guion, ¡por favor, digan, ¿dónde están las campanas que desaparecieron en el terremoto del 67 o el 68?, según tengo entendido esas campanas eran gemelas de la María Angola del Cuzco. Aceptemos que cuando se hundió el techo de la catedral, que conste, que no se cayó, solo se hundió, se pierdan o se malograron los cuadros y las imágenes, pero las campanas, no creo que se hayan evaporado)
Lindas las tertulias en las casas señoriales de ese entonces, donde la sala lucía sus mejores petates, algunas sus entablados amachimbrados brillantes con petróleo blanco, los lamparines llenos de kerosene encendidos en las 4 esquinas del salón y en la parte más especial, un altar decorado con tules y terciopelos, cuadros e imágenes de loza y cerámica fina, las escupideras de fierro enlozado, y la sombrera llenos de sombreros de paja tipo sarita y de paño fino de color plomo o negro.

Después de los rezos y las canciones de alabanza, la copita de Oporto en azafates de loza con servilletas de tela y luego las tacitas de café con sus rodajas de semitas, de biscochos o panes de yema, con pedacitos de queso de Inguilpata o el clásico tamalito de la señora Castillo de Luya Urco y alguna que otra vez el clásico juane de yuca. Los chiquillos de ese entonces jugábamos la pega o las escondidas y los más mal toncitos y resabidos, aprovechaban la hora del café para darse su escapadita por la huerta y contemplar la luna en el cielo y luego quitarse los cadillos para no ser descubiertos.

En una de esas casas de rancio abolengo, en que no cocinaban con chamiza sino con leña de guarango o de tayango y en el salón de recibo había una lamparita con aceite rosado, prendida noche y día con luz muy bajita, alumbrando a las Potencias de Nuestro Salvador, parece que la dueña de casa, que guardaba celosamente con llave el salón, una mañana descubrió que había desaparecido una de las Potencias y desde luego, como siempre el hilo se rompe por el lado más débil, culparon de tal desaparición a una señora que era su vecina y que en la noche fue la última que se retiró después de la hora del rezo.

La dueña de casa ni corta ni perezosa de frente la culpó a la señora y con mucho tino la hizo llamar y a solas le dijo:
María Espírita, devuelve la Potencia que los has llevado anoche.
Mamita como creeste que yo lo voy a llevar la Potencia, acaso creeste que no voy a tener miedo que me castigue el Amito?
No hijita tú lo has llevado, así es que te doy 24 horas para que lo devuelvas y apúrate.
María Espirita, una señora de condición humilde, pero muy decente y con mucha dignidad era incapaz de haber cometido tal latrocinio.
Se presentó a las 24 horas y resueltamente se enfrentó a la señorona y le dijo:
Mira mamita, tú me echas la culpa de algo que yo no he cometido, plata no tengo pa  devolverte lo que cuesta la Potencia, pero tengo una vaquita en San Pablo, ya he dao orden a mijo paque lo venda y con lo que sobra voy a contratar a un brujo finísimo que hay en Cocachimba para que lo haga reventar uno de sus ojos del ladrón. Asi es que mañana vengo trayendo el dinero.
La señora ante la decisión de María Espírita, convocó de inmediato a una reunión de consejo de familia, incluyendo al Fausto el hijo dormilón, que todas las noches se desvela tomando sus tragos con sus amigos.
Reunidos todos y ante la información de la dueña de casa, de que el ladrón iba a sufrir con la reventada de uno de sus ojos, por obra de un brujo reconocido que ya había hecho así varios trabajos, inclusive para el dueño de casa, no hubo más remedio que tuvo que aparecer el objeto perdido y tras del mismo varias cucharas y tenedores de plata que iba a parar a la casa de un reducidor que tenía contactos con la costa.
Entradita la tarde la señora de los penachos de oro, que caminaba a pasitos cortos, con risita fingida y mirando siempre de reojo se acercó a la casa de su vecina, llevándole una canastita con murones y biscochos y le dijo.
¡María Espírita, ya no te preocupes, ya apareció la Potencia. En mi casa se ha hecho un milagro y de repente ha aparecido, así es que ya no te preocupes, porque tú eres una buena mujer!

Los secretos familiares, en muchas casas de personas con fortunas que no se sabe de dónde proceden, estos pequeños deslices, son enterrados bajo siete metros, con siete candados  y no se tocan nunca jamás.

Ahora me parece que ya desapareció las Procesiones de las Potencias de Cristo, pienso que El Señor del Perdón y de Constricción, se han que dado sin sus Potencias de oro y piedras preciosas y ahora las que los adornan sus cabezas de nuestro Salvador, han vuelto a ser de madera y regiamente pintadas por algún buen restaurador de los muchos que hay en el país y dicen que en nuestra tierra.

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A  AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
P. D.- Si alguien conoce un brujo por favor avísenos para ver si aparecen las campanas de la catedral.  
 

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS