Reina de la selva Radio en vivo
Lunes, 3 de Marzo del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

CARNABAL EN EL PEDREGAL

Pastillita para el Alma 16 – 02 – 2020 En primer lugar mi reconocimiento infinito a las personas de buena voluntad, que desde la lejanía, son utilizados por la misericordia de Nuestro Dios, para dar alegría, a un grupo de gente, privados, desde hace mucho tiempo, por la negligencia de las aut

CARNABAL EN EL PEDREGAL



19/02/20 - 04:05

Pastillita para el Alma 16 – 02 – 2020

En primer lugar mi reconocimiento infinito a las personas de buena voluntad, que desde la lejanía, son utilizados por la misericordia de Nuestro Dios, para dar alegría, a un grupo de gente, privados, desde hace mucho tiempo, por la negligencia de las autoridades , de algo elemental para la vida del ser humano, como es el agua.

El PEDREGAL, es un asentamiento humano, situado en un cerro, de más o menos 350 msnm, a donde se sube por unas escaleras de piedra de otros tantos peldaños, construidas en forma artesanal por los pobladores, ubicado en el distrito de Comas, de la gran Lima, que alberga a una población de más o menos 50 familias, que viven la mayoría en casas prefabricadas, con paredes de triplay y cartón, techos de plásticos y alguna que otra con calaminas de aluminio o eternit. En cada vivienda de más o menos 30 a 40 m2, viven en condiciones de hacinamiento humano, familias compuestos por la pareja, las más de las veces de convivientes, con 3 a 5 menores hijos, en condiciones, muchos de ellos, de pobreza extrema.

El día de ayer domingo 16 de febrero, mediante la magia de una bomba de doble succión, un tanque de 1200 litros de capacidad, accesorios varios y una gran cantidad de mangueras de plásticos y jebe, el AGUA LLEGÓ AL PEDREGAL., donde los pobladores, hombres y mujeres estaban trabajando desde las 5 de la mañana, haciendo una mezcla de cemento, arena y piedras para construir un muro de contención que limite una pequeña canchita de tierra para jugar fulbito y los niños y la pelota no puedan rodar al precipicio.

Arriba en el cerro, después de haber subido las escaleras de piedra calizas y resbaladizas, como era la cuesta (Capac Kñan) de Santo Domingo de nuestra tierra de Chachapoyas, ahí estábamos los dos hermanos, hijos de don José David Reina Rojas y de doña Rosita Noriega de Reina, felices y contentos, haciendo realidad el sueño acariciado de padres gozosos, llenos de algarabía, algunos con lágrimas en los ojos, viendo como era cierto que el agua salía a borbotones a través de una manguera, llenando un cilindro de fierro y desbordándose por los cantos, mojando el cerro sediento y trayendo salud y vida a sus moradores.

Los discursos no se hicieron esperar, el presidente del asentamiento humano El Pedregal, henchido de satisfacción, agradeció a Dios, por este acto sin precedentes, hecho con amor por personas piadosas que desde muy lejos, con sus donaciones,  hicieron realidad este acto trascendental en el Pedregal.

Charito Diez Canseco, una damita limeña, cubriendo sus ojos verdes con lentes ahumados, para que no se noten las lágrimas de felicidad, mientras con mucha emoción hablaba el presidente, se acercó en forma disimulada y provista de un balde con agua lo derramó en su espalda, ante el asombro y la algarabía de los pobladores, quienes se contagiaron y comenzó el juego del carnaval en el Pedregal.
A todos nos mojaron, y más especialmente a mi hermano Luis Ángel, promotor y líder de este movimiento de solidaridad humana, junto con Charito Diez Canseco, que en su afán de predicar la Palabra de Dios, lleva también bienestar a los pobladores, gracias a las donaciones de muy escogidas personas, a quienes le rinde cuenta en forma muy detallada.

Gracias Panchito y Vilmita Temoche, a ustedes además de este acontecimiento, tengo tanto más que agradecerles por su infinita amabilidad.
Gracias Tito y Nelly Reyes y que Dios los pague con mucha salud y alegría de vivir por tanta bondad.

Ustedes, en la comodidad de sus hogares, allá lejos en California, de los Estados Unidos de Norte América, son artífices de este acto de piedad sin precedentes, para gente, que muchas veces se ha cansado de clamar con sus peticiones a las autoridades, las cuales, muchas veces a aquellos que tienen la desdicha de ser pobres no les dan importancia, sin reconocer tal vez, que en el interior del corazón de esta gente humilde,  está la grandeza y la riqueza de nuestro Perú, porque ellos muestran en su integridad lo que son y el mayor encanto que tienen es la solidaridad entre vecinos y se cumple a cabalidad los Mandamientos escritos en las Tablas de la Ley, que dice “Ama a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”.

Ahora ya hay seis asentamientos humanos que tienen agua en los cerros de Comas, cuyas personas que hicieron realidad esta ayuda social fueron las hijas de don Juan Pío Silva Linares y de doña Esperancita Castro Noriega, nuestras sobrinas, con mucho amor social,  residen en los Estados Unidos y en la república del Uruguay.

La fiesta continúo, el carnaval tal vez no era como el de Rio de Janeiro o el de Cajamarca, pero fue suficiente, para que nuestras ropas se humedezcan mitad con el agua del Pedregal, mitad con lágrimas de alegría, no solo de los pobladores, sino también de nosotros, que haciendo tan poco, se puede dar tanta felicidad.

Después nos sirvieron un suculento almuerzo, con un rico estofado de gallina, con arroz y papa sancochada y sendos vaso de maracuyá. 

Charito se olvidó de su almuerzo pituco en el club Regatas Lima y la tarde transcurrió con la alegría y las anécdotas de nuestros oferentes y el recuerdo de personas que casi sin saber sus nombres completos, nos muestran en su mirada clara y transparente la calidad y bondad de sus almas y nos alegra de conseguir nuevas amistades y nuevos hermanos en el Amor de Cristo.
Martha la presidente de Los Ronderos, nos invita para una ceremonia de juramentación de autoridades encargadas de la seguridad ciudadana y nuestro amigo presidente el señor Papisha, así llamado por el cariño de sus vecinos, también nos compromete para asistir y en una forma de hacer notar su autoridad, ordena a uno de sus conciudadanos que nos acompañe a bajar por las escaleras de piedras y evitarnos que rodemos cuesta abajo. Papisha un gran amigo, tanto como Bernardino Retamozo, líder de los pobladores de muchos de los cerros que rodean el lado derecho de la carretera Túpac Amaru  y Florcita, que carga con la pena de tener una hijita de siete años, con problemas de minusvalía, nos muestran el valor de la Fe en Dios y el cariño y el amor a sus semejantes.

Hoy día lunes, muchos de ellos en sus puestos eventuales de trabajo, o como Papisha sentado en su taller de hacer duplicados de llaves en el Mercado Nuevo Amanecer, recordarán, como nosotros el valor de la Amistad y la piedad y misericordia de Dios, ante quien no hay nada imposible y que no se pueda resolver.

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS